“Mi madre y mis hermanos son éstos: los que escuchan la Palabra de Dios y la ponen por obra”. Parece que Jesús presenta a todos sus oyentes a su madre y hermanos y los presenta como modelos en la escucha y cumplimiento de la palabra de Dios, ejemplos para estimular a todos a escuchar la palabra divina, y por supuesto, modelos en el seguimiento del Señor, ejemplos de alegría y gozo por tener la palabra del Señor como luz en su camino vital. Entiendo que no es que Jesús dejara a un lado a su madre y hermanos sino al contrario, los pone como ejemplos a seguir por su fidelidad a la palabra de Dios. Y nos invita a todos nosotros  a ser oyentes de la palabra, conocerla, escucharla y dejarnos cuestionar por ella, de manera que esa palabra como la lluvia, vaya calando en nuestro corazón y transformando nuestra existencia a imagen y semejanza del creador. Feliz día.