Por motivos de la crisis sanitaria que vivimos actualmente la Iglesia permanecerá cerrada y los cultos suspendidos hasta nuevo aviso.